Destacadas, Economía

La deuda municipal se reduce hasta los 29 euros por habitante

deuda municipal

La deuda que mantiene el Ayuntamiento de Getafe se ha visto reducida significativamente en los últimos años hasta alcanzar a día de hoy los 29 euros por habitante, según se desprende del Informe de Estabilidad Económica que han presentado este lunes en rueda de prensa la alcaldesa de la ciudad y el edil responsable de Hacienda.

En dicho informe, que ha sido elaborado por los técnicos municipales y la Intervención General del Ayuntamiento, se recoge que la deuda municipal se situaba en 32.676.052 euros a la entrada del actual Gobierno local, una cifra que se reducirá a poco más de 5 millones de euros durante este año, lo que supone una rebaja del 82% frente al 39% de la pasada legislatura.

Así, Getafe ha pasado en los tres últimos años de una deuda de 154 euros por habitante en 2015 a 29 euros por habitante en 2018, tal y como ha recalcado el concejal de Hacienda, Herminio Vico.

Vico ha dado cuenta en rueda de prensa del estado de las cuentas del Consistorio, y ha señalado que en el año 2016 la regla de gasto estaba situada en 125 millones de euros, si bien el Gobierno municipal invirtió 128 millones, por lo que se realizó un plan económico financiero, aprobado en Pleno y acordado con el Ministerio de Hacienda. En dicho plan, el Ministerio permitió en 2017 de nuevo sobrepasar la regla de gasto, situada en 127,5 millones y alcanzar así los 132 millones.

El Informe de Estabilidad Presupuestaria “ha demostrado que el pasado año el Gobierno municipal ejecutó un 99,82% de ese acuerdo, es decir, 131.848.000 de euros” si bien “para 2018 el Gobierno local deberá ejecutar el presupuesto establecido en la regla de gasto, en torno a 130.500.000 euros, sin que exista posibilidad de sobrepasarlo.

Superávit

El Consistorio cuenta en la actualidad con cerca de 32 millones de euros de superávit de los que “sólo podrán utilizarse para Inversiones Financieramente Sostenibles uno 3 millones”.

La diferencia entre ambas cifras, según ha explicado Vico, se refiere a “pagos comprometidos, es decir, el pago de la deuda, las IFS aprobadas en 2017 y que se ejecutan en 2018, así como el pago de las facturas del último mes del año pasado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *